Psicología deportiva: la fortaleza mental en el ciclismo

El ciclismo, como todos estaremos de acuerdo es un deporte duro. Muy duro. Como todos los deportes de resistencia tiene un componente mental muy importante. La psicología deportiva tiene un papel muy importante en el ciclismo. En otros deportes, sobre todo los de equipo, si tu no corres, tu compañero lo hará por ti. En el ciclismo, si tu no pedales, nadie te va a echar un mano.

El ciclismo es uno de esos deportes donde la cabeza juega un papel fundamental. La fortaleza mental es uno de los requisitos más importantes que ha de tener un buen ciclista. No vale de nada ser muy bueno, con mucha  técnica si luego cuando llega el momento de sufrir no eres capaz de hacerlo. Lo bueno es que esta capacidad sufrimiento y la fortaleza mental pueden trabajarse y podemos mejorar a nivel psicológico como ciclistas. Veamos cómo podemos mejorar nuestras aptitudes de psicología deportiva:

El entrenamiento de series en llano «ASESINO»

La fortaleza mental en el ciclismo

Autoestima: Los ciclistas debemos ser conscientes de cuáles son nuestras aptitudes. Si creemos que tenemos mucho margen de mejora debemos verlo así. No por ser el último de la grupeta significa que seamos malos ciclistas. Simplemente debemos entrenar mejor y con más cabeza. Ha de ser una motivación extra.

Autoconfianza: Cuando la carretera se empina, la cabeza nos dice que aflojemos y vayamos más despacio. Al cerebro le gusta la zona de confort, es vago por naturaleza. No le gusta lo nuevo ni el estrés. Por eso, salir de esa zona de confort y estresarse, no le gusta nada. Cuando vamos subiendo una cuesta y tenemos la sensación de que no podemos tenemos que cambiar el pensamiento para engañar al cerebro y que este no nos lleve a la zona de confort del plato pequeño. La confianza es la base sobre la que trabajar como ciclistas. Si pensamos que no podremos, está claro que no lo haremos.

El deporte no sólo es físico, sino también cabeza y el cuerpo hace lo que la mente le dice.

Frustración: Si, todos tenemos malos días. Todos debemos pasar temporadas entrenando poco y muchas veces notamos que las piernas no van. No pasa nada. La psicología deportiva hace mucho énfasis en ayudar a los deportistas a lidiar con los fracasos. No ser capaz de dar nuestro máximo nivel como ciclistas no es sinónimo de que seamos malos ciclistas o que debamos dejarlo. Debemos analizar que ha pasado y trabajar para revertir la situación.

Perseverancia: Esto es algo que nos sobra a los ciclistas. Entrenamos todo lo que podemos y más aún. Nos cuidamos, le dedicamos horas y horas, trabajamos duros, comemos poco etc. Esto está muy bien, pero a veces es necesario saber cómo hacerlo. No por más perseverar se van a conseguir mejores resultados. La clave está en hacerlo con cabeza.

Diversión: En la psicología deportiva este es un factor clave. La fortaleza mental debe ir acompañada de un componente deportivo para evitar caer en el síndrome de burnout. Amar lo que hacemos, hacerlo con gusto es la clave para que todo lo anterior cuaje en nuestra mente.

Manejar las emociones: Aunque este punto podemos aplicarlo a nuestra vida en general, los ciclistas no debemos dejarnos llevar por las emociones negativas. La ira, el miedo, lo negativo…pueden hacernos perder la confianza en nosotros y volvernos débiles mentales. Necesitamos fortaleza mental y la forma de lograrla es a través de emociones positivas.

Manejo de los pensamientos: El no puedes, el no doy, el es muy duro, el estoy cansado…han de ser palabras que den estar fuera de nuestra mente. Esto son excusas que el cerebro se pone para volver a su zona de confort. Recordemos que es vago, no le gustan los cambios ni los esfuerzos. Por eso, no debemos darle el gusto de autoexcusarnos con este tipo de pensamientos. Cuando estamos sobre la bici debemos ver las cosas desde el lado positivo para que no nos afecten.

Si veis que necesitais ayuda en este sentido no es necesario que hagáis un máster en psicología deportiva o un curso. Podeis leer algún libro sobre el tema que os ayude a mejorar esta faceta. Recordad que, como todo entrenamiento, lleva su tiempo y dedicación.

Trabajar la psicología deportiva es un aspecto clave en un deporte tan duro como el ciclismo. Lograr una buena fortaleza mental es clave para superarnos a nosotros mismos  y llegar a un estado de forma sublime. El deporte no sólo es físico, si no también cabeza y el cuerpo hace lo que la mente le dice.

Platos ovalados: ¿realmente sirven para algo?

TRUCOS PARA MEJORAR COMO CICLISTA DE MOUNTAIN BIKE

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*