Los peligros que tiene el ciclismo de carretera

El ciclismo es un deporte de riesgo. Aunque probablemente no esté calificado como tal, hay que ser consciente de que montar en bici de carretera tiene un nivel de riesgo elevado. Seguramente no genere en nuestro cerebro los niveles de adrenalina que puede producir la escalada pero a nivel peligro, probablemente lo sea más. Veamos cuales son los peligros más graves que nos enfrentamos cuando salimos a montar en bici.

6 consejos de entrenamiento para principiantes

  • Coches: Sin duda, se trata del mayor peligro al que nos enfrenamos. Un atropello puede tener consecuencias gravísimas. En este caso se trata de un doble peligro, por un lado debemos los ciclistas debemos estar alerta de las imprudencias que comenten los conductores y al mismo tiempo de las que nosotros cometemos.
  • Caídas: Las caídas en bici de carretera no son tan frecuentes como lo suelen ser en el de montaña. La cuestión es que debido a las altas velocidades que se alcanzan pueden ser muy graves. Hay muchos factores cuando montamos en bici que escapan a nuestro alcance, como los coches, el estado de la carretera etc. por lo que el riesgo de caídas es muy elevado.
  • Perros: Aunque pueda sonar a risa, los perros son un peligro muy importante. Cuando nos cruzamos con uno, muchas veces nos atacan y corren tras nosotros. En ese momento, aceleramos a tope sin pensar mucho en lo que tenemos delante. Todos conocemos a alguien que se ha caído por culpa de un perro, por tanto, cuando veamos uno, debemos extremar las precauciones.
  • Estado de las carreteras: Rodar por carreteras en mal estado puede provocar caídas o dañar nuestras bicis. Cuando vamos por sitios que no conocemos y donde no sabemos dónde puede haber baches u otros elementos que puedan perjudicarnos debemos ir con cuidado para evitar problemas.
  • Pájara: Cuando salimos a entrenar no solemos pensar que podemos entrar en modo «pajara». Sin embargo, es un peligro muy latente. Cuando hacemos muchos kilómetros y no nos alimentamos ni bebemos lo suficiente, podemos correr el riesgo de sufrir el típico bajón por falta de energías y pasarlo muy mal.
  • Golpe de calor: Se trata de un enemigo silencioso. Cuando hace mucho calor, a veces no nos damos cuenta de que el sol calienta demasiado. Un golpe de calor puede tener unas consecuencias muy graves que pueden acarrear la muerte. En días de muchísimo calor debemos extremar las precauciones.
  • Problemas mecánicos. Siempre que salimos a entrenar hay una voz que nos dice «esperemos no pinchar». Esta puede ser la avería menos grave, porque podemos repararla. Otras como la rotura de cadena, la patilla del cambio o un radio pueden provocar que tengamos que volver en coche para casa. Es importante salir bien equipados.

Consejos para trabajar la técnica en el ciclismo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*