Las alergias y el ciclismo: consejos para este VERANO

ciclismo y alergia

Con la llegada de la primera, llegan las alergias. Desgraciadamente, se trata de una afección que afecta cada día más a la gente. Los ciclistas no somos ajenos a ello. Es más, los ciclistas somos más propensos  padecer síntomas relacionados con las alergias. Las hay de muchos tipos y gravedades. Afortunadamente, hoy en día los tratamientos que hay pueden aliviar los síntomas hasta casi hacerlos desaparecer. Lo que debemos tener claro es en acudir a un especialista al menor atisbo de problemas.

Lesiones más comunes en el ciclismo

¿Qué son las alergias estacionales?

No dejan de ser reacciones del sistema inmunitario hacia algo que no molesta a la mayoría de gente. Por regla general, los alérgicos suelen serlo a varias cosas. Pueden provocar esta enfermedad el polen, los ácaros, moho, el pelo de los animales, ciertos alimentos, insectos, medicinas…como veis, la lista es larga. Ante estas sustancias, el sistema inmunitario reacciona como si fuesen peligrosas. A veces pueden provocarnos goteos nasales, estornudos, sarpullidos, asma…entre otros. La mayor parte de ellas son estacionales y afectan sobre todo, en una época del año.

La alergia y el ciclismo

Al contrario que la mayoría de los deportes, el ciclismo se practica en un entorno natural. Durante horas, recorremos kilómetros y kilómetros donde pasamos por bosques, zonas de pastos, de costa, zonas más secas, más húmedas…Con esto lo que queremos decir es que es casi imposible controlar las condiciones en las que salimos a rodar. Sin embargo, vamos a daros una serie de consejos que os pueden ayudar:

  • Identificar el alérgeno. Es básico, primero saber que tenemos alergia, y luego saber a qué. Así, el tratamiento será mucho más efectivo que si nos auto medicamos.
  • Planificar el recorrido: Debemos saber a que tenemos alergia, como dijimos antes y luego planificar. Si lo que nos afecta es, por ejemplo, al polen,  tiene sentido que evitemos zonas muy boscosas.
  • Usar el tratamiento de forma correcta: tu médico o alergólogo ha de saber que eres ciclista. Nuestra forma de vida es un poco peculiar. Podemos salir a hacer deporte durante muchas horas y en unas condiciones a veces muy duras. Tu médico te dará el tratamiento de forma que te ayude en tus entrenos.
  • Bajar un poco la intensidad: Si estas con alergia, los síntomas no te dejarán entrenar bien. También es posible que no puedas descansar bien o que los medicamentos te hagan estar más cansado (hay algunos que dan sueño). Adapta tus entrenamientos en función de cómo estés físicamente. No te va a pasar nada por tomarte unas semanas de relax. Si la alergia te pilla en plena fase de preparación de una carrera, díselo a tu entrenador.
  • Lleva contigo las medicinas: En la bici nos pasamos muchas horas. Podemos tener un problema si no tenemos con nosotros las medicinas. Si padeces asma, por ejemplo, el inhalador es vital. Cuando salgas a rodar no te olvides de ellas, pueden ahorrarte una mala pasada.
  • Vete al médico: aunque este sea el último consejo, es el más importante de todos!! Ante un agravamiento de los síntomas o cualquier otra cosa nadie mejor que él o ella. Si puedes ir a un médico especialista en alergias, mucho mejor. Te ayudará cómo compaginar mejor con el ciclismo.

Para resumir, las alergias afectan a mucha gente. No son algo grave (en general) pero hay que estar alerta. Por otro lado, los ciclistas somos más propensos a padecerlas. Por ejemplo, hay estadísticas que hay un 40% más de asmáticos que entre la población en general. Esto se debe a que estamos expuestos al polen, contaminación y otras cosas que flotan en el ambiente. El mejor consejo que te podemos dar es, vete a un especialista si crees que puedes padecer cualquier tipo de alergia.

El dopaje en el ciclismo amateur. Existe, pero no se habla de él.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*