El glucógeno en el ciclismo. Energía para tus músculos

glucogeno

Glucógeno, la energía para los músculos

El ciclismo es un deporte de resistencia. Como todos sabemos, el esfuerzo que implica y su dureza necesitan de energía. La energía que necesita el ciclista se encuentra en una sustancia llamada glucógeno. Para que todos entendamos, el glucógeno es el combustible que requiere el cuerpo para poder moverse. No vamos a entrar en aspectos técnicos. Vamos a explicarlo!

La EPO natural: zumo de remolacha para mejorar tu rendimiento

 

¿Por qué es importante el glucógeno en el ciclismo?

-Energía: el glucógeno es la forma en la que el cuerpo almacena los carbohidratos. Se almacena fundamentalmente en el hígado  y en los músculos. Es el principal combustible que tiene el cuerpo y su déficit provoca fatiga.

carbohidratos simples
Carbohidratos simples

-¿Cuanto dura? Varía en función de la intensidad del ejercicio. Si éste es de alta intensidad puede agotarse entorno a los 30 minutos. Si es ejercicio de intensidad media, las reservas pueden acabarse entre 60 y 90 minutos.

-¿Qué pasa si se acaba? Cuando las reservas caen al mínimo, entramos en situación de fatiga. Esto se conoce como hipoglucemia. Esto es lo que ocurre cuando sufrimos la famosa “pájara”. Los síntomas leves pueden ser: sudoración, hambre, somnolencia, mareo…mientras que los más graves pasan por convulsiones o perdida de conocimiento. Es importante señalar que el cerebro, el órgano más importante del cuerpo, se “alimenta” de glucógeno, también. En caso de que el nivel sea muy bajo, nuestro cuerpo se encargará de que nunca le falte al cerebro.

-Como cargar glucógeno: comiendo hidratos de carbono de absorción lenta (pastas, harinas, arroz….) los de absorción rápida (geles o azucares) los dejaremos para cuando estemos entrenando, para que el cuerpo tenga de forma inmediata la energía que necesita.

Truco!!

Carbohidratos complejos

Una forma de hacer que el cuerpo se haga más eficiente en el gasto de glucógeno es salir a entrenar con las reservas bajas y  NO tomar geles u otros azúcares durante el entreno. Luego, al llegar a casa, no se deben tomar hidratos de carbono hasta cerrar lo que se conoce como la “ventana metabólica”. Es decir, podemos salir a entrenar en ayunas de forma suave durante dos o tres horas, y no comemos hidratos a la hora del almuerzo, los reservamos para la noche. La clave de esto está en que el cuerpo, una vez dejamos de entrenar “sigue quemando” energía. Si llegamos a casa y nos llenamos de pasta o pan, por ejemplo, lo que hace nuestro cuerpo es que recurre a esa energía que estamos ingiriendo, en vez de seguir quemando grasas. Este “truco” es peligroso, sólo se debe hacer si se está bastante entrenado y se conoce muy bien como reacciona el cuerpo en situaciones de déficit de glucógeno.

 

 

Suplementos para ciclistas que mejoran el rendimiento

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*